#ComentandoMasterchefRTVEtelevisión

“Puro fuego en las cocinas de Masterchef.” Lo vemos todo en #ComentandoMasterChef

Tras la pasada eliminación de Toni, volvemos una semana más a las cocinas de Masterchef.

A mis ya habituales y queridos lectores, os doy la bienvenida una semana más. Y aquellos que se unen hoy por primera vez a la familia de #ComentandoMasterChef, que se preparen para repasar los mejores momentos, los peores, los más comentados y todo lo que se debe saber para estar al día en #MasterChef.

3, 2, 1… ¡COMENZAMOS!

PRIMERA PRUEBA.

Tras el brutal duelo entre Toni y Arnau, los aspirantes de MasterChef vieron y vivieron en sus propias carnes, como en cualquier momento pueden irse, y cualquier mínimo error les puede arrebatar la oportunidad de hacerse con el premio.

En la primera prueba de la noche, el jurado les preparó una sorpresa muy especial para darles una inyección de energía en la recta final: la visita de sus familiares.

Para demostrar su evolución, en esta prueba tuvieron que actualizar los platos que les trasladan a su infancia, incorporando una técnica de vanguardia. A lo largo de la primera prueba recibieron el apoyo de sus familiares, que pudieron aconsejarles y animarles, pero no cocinar con ellos. Además, el mejor de este reto consiguió un fantástico premio: su plato estará en la carta del restaurante MasterChef durante toda la temporada.

Durante el cocinado, recibieron la visita de Javier, finalista de la octava edición de MasterChef Junior.

A lo largo del cocinado, vimos platos muy buenos, un alto nivel de cocinado gracias a la gran evolución de todos los concursantes a lo largo de estos 11 programas. Los platos de todos los aspirantes, fueron platos muy buenos y con buenos emplatados. Tal vez la visita de los familiares influyó en los aspirantes para concentrarse, pero lo cierto es que vimos unos platos que cumplieron con creces las expectativas.

Tras la cata, Fran se convirtió en el mejor aspirante de esta primera prueba, y María como la segunda mejor en la prueba.

PRUEBA DE EXTERIORES.

En la prueba de exteriores, los aspirantes viajaron a la Comarca de La Garrotxa, en Girona, para disfrutar de la ‘Cuina Volcánica’, uno de los mayores tesoros gastronómicos de nuestro país. Allí, hace treinta años, Fina Puigdevall convirtió la masía donde nació en el restaurante ‘Les Cols’, un espacio donde saborear la naturaleza, que ha conseguido dos estrellas Michelin.

En la cocina de su restaurante, los aspirantes trabajaron a las órdenes de sus jefes de partida, como lo harían en un servicio real. Cada equipo elaboró dos platos para treinta y dos profesionales, que no debían notar que los platos están elaborados por personal ajeno al restaurante. Los miembros del equipo ganador se convirtieron automáticamente en semifinalistas de la novena edición de MasterChef.

Para formar los equipos, el jurado eligió los tres aspirantes que formarían cada equipo para ponerlos a prueba. Así pues los equipos quedaron de la siguiente manera:

Equipo rojo: Meri, Fran y María.

Equipo azul: José, Ofelia, y Arnau.

A lo largo de la prueba, vimos mucha concentración por parte del equipo rojo pero el equipo azul, en cambio, tuvo muchos momentos de nervios y mucha desorganización. Ofelia se vino abajo en distintas ocasiones y terminó discutiendo con José y con Meri. Casi en el final del cocinado, ambos equipos necesitaron la ayuda de parte del personal del restaurante puesto que perdieron el rumbo del cocinado y sacaron los platos con 15 minutos de retraso.

Finalmente el jurado escogió como ganador al equipo rojo, quien se alzó con la victoria de la prueba, y por tanto, los aspirantes de este team se libraron de la prueba de eliminación y se convirtieron directamente en semifinalistas.

PRUEBA DE ELIMINACIÓN.

Tras perder en el cocinado anterior, Ofelia, José y Fran fueron elegidos como los delantales negros en la noche de ayer.

En la última prueba, los delantales negros se enfrentaron a un complicado reto: reproducir una taza de capuccino. El plato constó de siete elaboraciones: un bizcocho de café, una ganache montada de chocolate, un crujiente de café, una mousse ligera de chocolate negro, una mousse de chocolate blanco y vainilla, una cobertura de chocolate blanco y un gelificado ligero de café.

El chef pastelero Jordi Bordas, primer español en proclamarse campeón del mundo de Pastelería, les dio las claves para brillar. Además, la actriz Maribel Verdú también se pasó por las cocinas para animar a los aspirantes en este decisivo reto.

A lo largo de este último cocinado de la noche, vimos a los aspirantes muy concentrados y entregados al máximo por realizar la mejor replica del plato. Por lo general realizaron muy buenos trabajos y cumplieron con las expectativas de la prueba. Es cierto que los nervios hicieron acto de presencia y a alguno que otro, les jugaron una mala pasada. Ofelia y Arnau se entregaron al máximo durante el cocinado dejándose la piel y José, en cambio, le puso muchas ganas e interés pero sus esfuerzos no se vieron reflejados en el plato. Se atascó al principio de la prueba, entro en bucle y no supo salir de él.

Tras la cata y la posterior deliberación del jurado, José se convirtió anoche en el undécimo aspirante en abandonar las cocinas de MasterChef y colgar el delantal.

Ahora sí, nos vemos la próxima semana aquí, en #ComentandoMasterChef.

¡Cuídense y quiéranse mucho!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba